Piensa un momento y dime: ¿cómo te levantas cada mañana? ¿Ansioso por empezar tu día, ver a la gente y darlo todo en el gimnasio y en tu trabajo? ¿o enfadado porque no te gusta madrugar, desearías poder quedarte en la cama y no te apetece nada salir de casa? En tu actitud de cada mañana tiene mucha importancia lo que te dice tu despertador.

Si cuando suena tu despertador piensas: “Qué horror, otro día más…”, mal empezamos. Comienza el día pensando en positivo, con ideas e imágenes que te animen a ponerte en marcha. No es un día más: es HOY, un día que nunca jamás se repetirá, así que aprovéchalo. Aquí tienes unos truquitos para que las mañanas no se te hagan tan cuesta arriba.
¿Cómo suena tu despertador?: di “no” al horrible “pi-pi-pi” de la alarma del despertador. Ahora todos utilizamos el móvil para despertarnos, y todos los teléfonos tienen la opción de seleccionar la música que quieras para utilizarla como alarma. Escoge una canción que te guste y que te llene de energía, que te traiga a la mente pensamientos positivos o buenos recuerdos. Music is life!

20130827-121521.jpg

Cambia el mensaje: no llames a la alarma cosas como “trabajo”. Imagínate abrir los ojos y, al ir a apagar el despertador ver escrito en letras enormes “trabajo”: eso no motiva a nadie (ni aunque te encante lo que haces). Una frase motivadora puede hacer que comiences tu día con una sonrisa en la cara. Mi despertador dice “HOY va a ser un día GENIAL!”, y es lo primero que veo por las mañanas cuando me levanto: ¡chute de energía!
¡Desayuna!: tómate tu tiempo y disfruta de un desayuno en condiciones. Eso incluye sentarte a la mesa y comer algo: tomarte un café corriendo mientras sales por la puerta no es forma de comenzar el día. Levántate cinco minutos antes, o déjalo preparado la noche anterior, pero dale a tu cuerpo el combustible que necesita para estar a tope toda la mañana.
Piensa en positivo y sonríe: no pienses “buf, ahora toda la mañana trabajando”. Piensa en positivo, en todas las cosas que puedes hacer, en la gente a la que verás, en las conversaciones que compartirás… Quizás no somos dueños de nuestras circunstancias, pero sí podemos elegir cómo enfrentarnos a ellas: pensamientos positivos y una sonrisa en la cara desde por la mañana es el primer paso para tener un buen día.
Como todos yo también tengo problemas, me agobio, unos días me cuesta más que otros ir a trabajar… Pero yo elijo cómo enfrentarme a todo eso: por eso me pongo la música que me gusta en el despertador, que me dice que voy a tener un día genial, desayuno y salgo a la calle sonriendo.

¡Probadlo y os sorprenderéis de los resultados!

Saludos M.Rizo

Vía: VITONICA

Anuncios