¿Quién no ha tenido alguna vez algún dolor de espalda? La mayoría de nosotros hemos sufrido algunos episodios dolorosos, unos con problemas lumbares, otros cervicales, algunos tienen más dolor que otros o a unos, afortunadamente, se les pasa el dolor en días, y otros, les dura demasiado.

Vivimos en un momento en el que el estrés y el sedentarismo están a la orden del día. La mayoría de dolores de espalda que podemos encontrar están provocados por la tensión emocional (situaciones de estrés, problemas personales, etc.), malas posturas al dormir, muchas horas delante de un ordenador, estudiando, etc.

¿Cómo el gimnasio nos puede ayudar? El ejercicio físico es fundamental para evitar los problemas de espalda por varias razones. La primera de ellas es que al realizar ejercicio físico liberamos endorfinas, lo que hará que nos sintamos mejor. En segundo lugar, debemos fortalecer la musculatura. Si nuestra musculatura está preparada para soportar nuestro peso, nuestra tensión y las actividades que realizamos diariamente, mantendremos los dolores alejados de nosotros.

¿Por qué elegir el gimnasio por encima de otras actividades? A diferencia de lo que mucha gente piensa, el gimnasio es beneficioso tanto para los problemas de espalda como para el tratamiento de cualquier lesión. En el gimnasio tonificamos cada músculo o grupo muscular aisladamente, de manera consciente, y sin movimientos agresivos. El peso con el que realicemos los ejercicios ya depende de nosotros, y los ejercicios a realizar pues depende de los monitores, que conociendo nuestros problemas y posibilidades, siempre adaptan las rutinas diariamente para nuestro beneficio. No debemos olvidar que es necesario hacer estiramientos tras los ejercicios, es muy importante, y casi siempre nos olvidamos de ellos. Con los estiramientos prevendremos futuras lesiones, pero si ya estamos mal, deberemos hacer estiramientos a diario, trabajemos o no esa zona.

Dependiendo de nuestro problema, deberemos optar por unos ejercicios u otros. Numerosas veces me preguntan que si tienen problemas lumbares deben hacer ejercicios lumbares para fortalecer esta musculatura. Es un error bastante frecuente, y seguro que algunas personas no están de acuerdo conmigo, pero la zona lumbar es una zona bastante trabajada con la mayoría de movimientos que hacemos en nuestra vida diaria, es más, simplemente por estar de pie ya está trabajando esa musculatura. ¿Para qué trabajarla más?. La mayoría de estos problemas son provocados por malas posturas o trabajos físicos que sobrecargan la zona lumbar. Las malas posturas que mantenemos (tanto andando como sentados) son por una descompensación entre la musculatura lumbar y la abdominal. Ya hemos dicho que la zona lumbar la trabajamos continuamente a diario pero, ¿y los abdominales?. Una debilidad de la musculatura abdominal provoca una mala postura lumbar y esta a su vez sobrecarga lumbar. Los abdominales son necesarios para prevenir también los dolores dorsales y cervicales. ¿Cómo puede ser esto? Seguro que conocéis a muchas personas que andan con los hombros caídos y la cabeza hacia delante. Eso provoca una mala alineación de la columna dorsal y como consecuencia de esta, cervical. Todo esto siempre es acompañado por dolor muscular de la zona, y en muchas ocasiones de mareos, dolores de cabeza, hormigueo en los brazos, etc.

Ya me ha quedado claro, ¿cómo lo soluciono?. Trabajando todos los grupos musculares, pero en especial los abdominales. Hay infinidad de ejercicios diferentes para realizarlos sin que nos moleste el cuello o cualquier parte del cuerpo, y por otra parte no nos aburriremos, así que si tenemos problemas, volveremos a preguntar a los monitores.

Tengo una hernia discal, ¿puedo ir al gimnasio?. Bienvenido al club, y cada día el de más gente. Existen muchos grados dentro de las hernias discales, pero tanto estas como las protusiones no dan dolores por si mismas, es decir, que la tenemos, pero que el dolor que tenemos es muscular. Siempre hay que consultarlo con el especialista, pero cada uno tiene una visión diferente y un objetivo diferente. Desde mi experiencia, mis pacientes con protusiones y hernias discales que van al gimnasio mejoran rápidamente y raramente recaen. Es cierto que hay ejercicios que yo no recomiendo en estos casos como el peso muerto, o las hiperextensiones lumbares, porque pueden agravar la lesión con una mala práctica del ejercicio.

Bueno espero que haya sido interesante, cualquier duda que tengáis exponedla por aquí. Si os ha gustado y Rizo lo permite, ya tengo pensado el título del siguiente artículo: LAS TENDINITIS NO SON PARA SIEMPRE¡¡

A. ALONSO

Anuncios