El mismo efecto de dos aspirinas para el dolor de cabeza lo tiene un puñado de almendras, pero sin las molestias estomacales que, en ocasiones, las primeras generan.

¿A qué se debe esta propiedad analgésica? Tanto la aspirina como la almendra contienen salicilatos, unos químicos que reducen la inflamación y bloquean las señales de dolor. Además calman el sistema nervioso, disminuyen la tensión muscular y ayudan a relajar las arterias para mejorar la circulación de la sangre a la cabeza.

20121118-220205.jpg

Otros beneficios

La almendra, perteneciente al grupo de frutos secos, abunda en nutrientes, por lo cual su consumo aporta varios beneficios al organismo.
Por su contenido de agua y fibra, sirve para combatir el estreñimiento.
Dos terceras partes corresponden a ácido oleico, prevención natural de enfermedades cardiovasculares y para la reducción del nivel de colesterol malo (LDL).
Recomendada para personas diabéticas y niños en etapa de crecimiento.

Anuncios